Skip Navigation

LiteraturaLosRios

Inicio Novedades Catálogo Libros Online Especiales Temáticos Sobre Ayuda Búsqueda avanzada

Égloga de los Cántaros Sucios

Screenshot
Poemario de Oscar Barrientos Bradasic - Los ríos cauces que se llevan la esperanza, páginas líquidas para escribir una historia que transcurre y no se borra, brazos líquidos rodeados de gárgolas pétreas -¿la. Historiar— que nos miran con ojos desleídos, góticos, tumbas de agua que arrastran cadáveres lívidos de muerte por fuego, espejos en tránsito que reflejan nubes tan largas como ellos, | jíos retóricos donde se abrazan Salicío, Nemoroso, Heráclito, juntamente y Walter Benjamín —hay otro que también murió por agua, por Auschwitz: Celan- y también el Auschwitz que llevamos todos tallados en la mente de los 70, 80 ♦♦♦, largas agonías fundacionales donde se arremolinan los recuerdos y los deseos de los fundadores que son, a la vez, antepasados, colonizadores, rapaces, asesinos, hombres de épicas nuevas, poetas y aventureros, mares perdidos, golfos vacíos, vaciadero de los detritus todos de la ciudad lejana, esa Punta Arenas, en el Finis Terrae, que según Raúl Ruiz se espejea en el cielo tal como fue hace un siglo, e, imagino, vuelve esa ciudad de muertos al río que es, además, silencio, inflamación del invierno, lento crepúsculo, collar de piedra, puñal de esfuma, canción de humo, y la ribera, y de la cual se desgaja alguno y cae al cauce que lo lleva a su propio devenir portuario, mortuorio, demencial, un intestino líquido o contaminado —contaminante— que demora su llegada al mar porque mientras narra atravesando la ciudad puede, a rastras —narra con erres raposas— lo que acontece en sus márgenes y lo que de sus márgenes aconteciendo cae en su lecho, esa orografía del desaliento infinitesimal de la era global, pero maculado de barro, lluvia, residuos eáJ?ermáticos, y todos los residuos corporales que la (d)enuncian y con los que podríamos macular la virtualidad, desgarrar el holograma; y es también el río sueño, otra orografía nocturna, la saturnina, onírica, en la que se superponen relámpagos, fuegos fatuos, constelaciones de reflejos inversos (el que entienda que entienda) y, sobre todo, textos arrugados, porosos, viejos y no tanto, que van siendo absorbidos por ese río que ensucia el ensueño de las postales e intercambia el conché de las postales por los tesoros insospechados de los desechos: las monedas devaluadas que los enamorados arrojan con ciega y fatua esperanza en su cabellera legamosa: si Heráclito era él mismo la metáfora del río, el devenir, en este río de Osear Barrientos Bradasic se vara la Historia, y queda ahí como una represa cintilante que detiene no sólo las vidas, sino también, y sobre todo, los detritus que irían a dar a la mar, que más que el morir, es una fosa común en estos (aún) idos y venidos tiempos que corren y se estancan (como el mismo río). Dejémonos llevar, entonces, por esta metonimia de detritus urbanos y esperanzas varadas, dando la pelea desarmados como los peces de los cristianos primitivos. Tomás Harris / primavera del 2002. Fotografías de Rafael Cheuquelaf.
Autor
Sobre el autor Barrientos Bradasic, Óscar, 1974-, Poeta chileno. Nació en la ciudad de Punta Arenas el año 1974. Titulado como Profesor de Castellano en la Universidad Austral de Chile.
Categorias
Editorial
Lugar de publicacion
Numero de Paginas 53
Bibliotecas
Fecha publicacion
Síguenos en:


Proyecto financiado por el Fondo Nacional de Fomento del Libro y la Lectura
LiteraturaLosRios.cl Portal de Escritores y Literatura de la Región de los Ríos - Parte II Proyecto financiado por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes a través del Fondo Nacional de Fomento del Libro y la Lectura, convocatoria 2016.